Hablamos con Cristina Prósper

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¡Voluntaria de Bokatas Valencia!

Pertenezco a la sede de Valencia y llevo aproximadamente 2 años en Bokatas. En mi ruta somos 4 personas y acompañamos a alrededor de 25 personas en situación de calle. 

¿Cómo has vivido la experiencia de hacer voluntariado durante la pandemia?

La nueva realidad nos llegó y tuvimos que adaptarnos en tiempo récord. Durante la cuarentena, nos organizamos por parejas y nos íbamos turnando por semanas. Salíamos con guantes, mascarillas y gel desinfectante, preparábamos bolsas de comida envasada y dejábamos siempre la comida a la distancia de seguridad. Ellos esperaban a que nos alejáramos para poder coger las bolsas con la comida para evitar cualquier riesgo. Sí que manteníamos conversación con ellos, pero siempre manteniendo la distancia de seguridad y con la mascarilla puesta en todo momento.

La sensación cuando salías a la calle daba bastante impactante y ponía los pelos de punta. Yo hago ruta en una zona en el centro de Valencia y daba mucha impresión verlo todo vacío y en silencio.

¿Cómo veías a las personas sin hogar?

Cuando apareció la pandemia, mucha gente se fue de su lugar habitual, unos se quedaron, y otros se incorporaron. La mayoría de personas sin hogar no querían moverse e irse al albergue puesto que sabían que esto sería temporal. Una vez terminase la cuarentena, iban a volver a quedarse sin recurso.

Durante la cuarentena tuvimos una pérdida por un accidente, y fue muy duro porque yo tenía mucha relación con él. Lo peor fue la sensación de no poder hacer nada, no poder despedirnos debidamente de él. En recuerdo a él, le dejamos un ramo de flores en el sitio donde dormía. Fue también muy difícil para el resto de personas sin hogar que le conocían.  

Al principio de la cuarentena, la mayoría tenía muy poca información acerca de la pandemia. Muchos de ellos no eran conscientes de la gravedad de la situación. No sentí que tuvieran miedo.

¿Qué te aporta ser voluntaria durante la pandemia?

Mi experiencia realizando voluntariado durante el confinamiento fue muy positiva, ya que poder salir de casa una vez cada dos semanas para ayudar a los demás me puso los pies en la tierra. Dedicar tiempo a personas en situación de vulnerabilidad te hace ver la situación con mayor perspectiva, y no solo la tuya personal. Además, ellos estaban encantados de que fuéramos a verlos, y nos esperaban con los brazos abiertos porque, aunque agradecían mucho la comida y bebida repartida, sobre todo agradecían el rato que les dedicábamos para hablar.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Podría interesarte

cuando todos queremos salir, hay muchos esperando entrar

El confinamiento de quienes no tienen casa

Llevamos meses escuchando el lema “quédate en casa”, pero ¿qué sucede cuando tu casa es un cajero, un banco en el parque, un portal o un puente? La pandemia del COVID-19 ha golpeado a los colectivos más vulnerables de la sociedad y, sin duda, el de las personas sin hogar ha sido uno de los

NO MÁS DELITOS DE ODIO

El 47% de las personas sin hogar han sido víctimas de, al menos, un delito de odio (Hatento, 2017). Se entiende por delito de odio a un acto criminal en el que la motivación del delito se basa en un prejuicio hacia un determinado grupo social. En el caso de las personas sin hogar, se

¡Ayúdanos!

Tu aportación, por pequeña que sea, nos sirve para ayudar a personas que lo necesitan.

¡Ya tenemos BIZUM! Código: 00751 

También puedes hacer una transferencia al Nº cuenta Bokatas: ES34 0081 0189 8900 0195 2004
Concepto: BOKATA SOLIDARIO

Acuérdate de facilitarnos tu DNI, nombre y apellidos y correo electrónico.

Tu aportación tiene deducción fiscal

Si eres donante puntual o colega de Bokatas recuerda solicitarnos el certificado de donaciones para poder realizar las deducciones. 

Puedes escribirnos un email a colegas@bokatas.org