Testimonio de Patricia Pérez

Testimonio de Patricia Pérez
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Una reunión de amigos. Así definiría lo que tuve oportunidad de vivir bajo la leve luz de las farolas que alumbraban aquella placeta.

Me acerqué con cierta timidez a aquel círculo de personas que reían mientras conversaban entre ellos y narraban sus historias. No hizo falta dar el primer paso, tras sus rostros y la sombra de las máscaras con las que convivimos ahora, pude ver el fruncir de sus ojos y enseguida supe que estaban sonriendo. Me preguntaron mi nombre, se interesaron por mí, por mis estudios y mis inquietudes. Sin darme cuenta ya era una más.

(J) me dijo que debía pasar la prueba de los novatos, y con un ingenio similar al de Arquímedes me planteó un acertijo sin miramientos. Obviamente no lo conseguí descifrar, pero enseguida se ofreció a explicarme la ocurrente solución. El tiempo parecía haberse detenido y sin darme cuenta conversaba con (M) acerca de sus aventuras en Colombia. Hablamos del mundo y del egoísmo, de la codicia y los vicios banales. Me dijo una frase que se me quedó grabada en la mente: “Estoy pagando por lo que he hecho”. Y yo me pregunto, ¿Qué diferencia los actos de (M) con los míos? Me angustia pensar el precio que algunos tienen que pagar en el discurrir de sus vidas y no, no hay ninguna diferencia entre él y yo. Cuánta sabiduría encerraba el corazón de (M).

Llegó el tiempo de las despedidas, todos y cada uno de ellos nos dieron las gracias, mientras acariciaba a Princesa, la perrita de (R) no podía dejar de pensar en lo duro que era aquello. Mis nuevos amigos tendrían que dormir en el frio mundo que es la calle mientras yo regresaba a eso que todos llamamos hogar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Podría interesarte

Desmintiendo clichés

¿Son las personas sin hogar, alcohólicas? Mucha gente piensa e incluso afirma que “todas las personas sin hogar son alcohólicas”, sin embargo, la realidad es muy distinta. El sinhogarismo no comienza con un cartón de vino ni con varias cervezas. El sinhogarismo se da a raíz de una serie de circunstancias que golpean la vida

Reflexionando sobre Bokatas – Asamblea 17

Mientras escribo estas líneas aún me encuentro ilusionado con lo que el otro día se habló en la Asamblea Nacional de Bokatas. En esta reunión tuvimos espacio para comentar las memorias económica y de actividades, de charlar acerca del futuro de Bokatas, e incluso de presentar nuevos y apasionantes proyectos que nos ayudarán a seguir

¡Ayúdanos!

Tu aportación, por pequeña que sea, nos sirve para ayudar a personas que lo necesitan.

¡Ya tenemos BIZUM! Código: 00751 

También puedes hacer una transferencia al Nº cuenta Bokatas: ES34 0081 0189 8900 0195 2004
Concepto: BOKATA SOLIDARIO

Acuérdate de facilitarnos tu DNI, nombre y apellidos y correo electrónico.

Tu aportación tiene deducción fiscal

Si eres donante puntual o colega de Bokatas recuerda solicitarnos el certificado de donaciones para poder realizar las deducciones. 

Puedes escribirnos un email a colegas@bokatas.org