Proposición de matrimonio Bokatera

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Desde luego, Bokatas es una experiencia que cambia vidas. No solo las de las personas sin hogar a las que compañamos semanalmente, también las de nuestros voluntarios y voluntarias. Si ya os hemos venido contando muchas historias sobre nuestro amor por esta labor social, os venimos con una muy, muy especial.

Cori y Jon son dos voluntarios de la sede de Arganzuela. Hace poco nos enteramos de que se han prometido y, lo que nos tiene impresionados, ¡la proposición de matrimonio fue en una ruta de Bokatas! Y no solo eso: en el anillo se pueden leer las iniciales de tres personas sin hogar muy especiales para ellos.

Hemos tenido el lujazo de entrevistarlos… ¿tienes curiosidad por saber su historia?

IMG-20191120-WA0026

Yo soy Jon, tengo 28 años, soy de Bilbao, y empecé en Bokatas hace 3 años y hago la ruta en Arganzuela que va desde Paseo de las Delicias, pasando por Reina Sofía.

Yo soy Cori, tengo 30 años, soy de Málaga, llevo en Bokatas un par de meses más que Jon, y hago en Arganzuela la ruta de Tortosa.

 

¿Cómo empezasteis en Bokatas? ¿Por qué Bokatas?

C: A mí me apetecía algo con niños, pero como trabajaba de abogada en un despacho tenía un horario horrible. Y en paralelo a esa necesidad, me encontraba con las mismas personas sin hogar de camino al trabajo y era una realidad a la que no sabía cómo enfrentarme. En paralelo a eso conocí a Jon, y él había hecho ya varios voluntariados en Bilbao, no exactamente con personas sin hogar pero me empezó a animar. Y era un horario que yo podía salir del trabajo a las 8 de la tarde y hacerlo.

J: Yo conocí Bokatas a través de Cori, que fue la que se informó de este voluntariado, y he hecho muchos voluntariados en mi vida, y aunque nunca he hecho con personas sin hogar, sí que es verdad que en Bilbao me paraba mucho a hablar con ellos, y hoy en día de hecho hay gente que conoce a mi madre, que le pregunta por mí… y este tipo de voluntariado no hay mucha gente que se atreva a hacerlo, la gente suele tirar más por otros sitios. 

¿Cómo os conocisteis?

J: De fiesta.

C: Yo fui con mis amigas a las fiestas de Bilbao, y estábamos de fiesta mis 8 amigas y yo, y mi mejor amiga se puso a hablar con él y sus amigos y vino y me dijo “Acabo de conocer al hombre de tu vida”  y yo me reí.

J: Ese jueves salí y como a las dos o así les dije “chavales, me voy a casa” y justo pasó su amiga,y mi amigo Borja le dijo “Oye, que mi colega se quiere ir a casa, convéncele de que se quede” y hablando con ella, te debió de mandar un WhatsApp…

C: Ella consideró que Jon estaba hecho para mí y me mandó un WhatsApp. Al rato vino indignada en plan “¿No has visto mi WhatsApp?”

J: Y luego yo recuerdo, cuando nos dijo que estaba con sus amigas, me di la vuelta y Cori debió mirar el móvil, y la primera mirada que me crucé con ella fue una mirada de asco y según nos marchamos, esto sí que fue de novela adolescente, nos estábamos yendo y viene su amiga corriendo a donde mí y me dice “Oye que no te vayas, que una amiga mía quiere hablar contigo”.

C: Y yo fui directa además, le dije “Y dile que soy yo, que somos nueve, que no se líe”. Esto fue en 2015. 

J: Y la verdad es que iba a ser algo de una noche.

C: Luego fue de dos y luego “casualmente” se vino a hacer un Máster a Madrid. Y fue muy progresivo, estuvimos varios meses negando el amor, todo el día juntos pero “somos amigos”. Y ya como cinco meses después dijimos pues igual, algo somos. Y hasta hoy. 

 

¿Cómo es de importante Bokatas o la ruta para que decidáis proponer matrimonio en plena ruta? Porque podría ser en el restaurante de toda la vida, en un concierto…

J: Para mí el casarme no es un paso más, no es algo que toca, no es porque todas las amigas de Cori se hayan casado y nos toca casarnos, ni porque mis padres sean tradicionales (que no lo son, ni los suyos). Para mí casarme tiene un sentido. Y si va a ser un paso importante en mi vida quiero entender por qué lo hago y con qué sentido. Ese sentido es poder compartir mi vida con Cori, poder ser compañeros de camino juntos y en ese caminar no perder de vista las cosas importantes como son las personas sin recursos.

Decidí regalarle a Cori un anillo de madera.

C: Es madera recubierta de plata.

J: La madera de dentro es olivo, que es el árbol de la eternidad, y luego dentro del anillo pone “Cori y Jon”, un versículo de la Biblia que nos inspira y luego LMS que son las iniciales de “Lolo, Manolo y Santi” que son personas sin hogar importantes para nosotros, las tres personas más cercanas, que conocemos desde el principio y que más nos conocen a los dos. Lolo y Manolo son de su ruta y Santi de la mía, pero nos conocemos todos. Y entonces un lunes fuimos a Bokatas, tú fuiste a regañadientes…

C: No quería ir, tenía un mal día. Estaba medio enferma.

J: Y yo le decía “Vamos, que hoy va a ser un día especial”.

C: Yo no entendía nada, hacía frío, estaba medio mala, me iba de viaje cuatro días… y yo no falto casi nunca, pero esta vez él me decía “Venga, vamos, que tenemos un compromiso con la gente de la calle”, Y yo diciéndole que me encontraba mal y cabreándome y claro, para mí él se estaba comportando raro. Si hubiera sido en un acantilado en Mallorca, pues igual me lo hubiera esperado, pero así…

J: Yo había avisado a Santi, le dije “Oye, bájate a la calle Tortosa que te voy a dar una sorpresa”.

C: Yo fui a hacer mi ruta normal, y normalmente cuando salimos de la sede cada uno se va a su sitio y ya está. Y de repente veo a Jon en Tortosa, me chocó un poco y  me dijo que había venido Santi que quería saludarme. Y a mí bueno, me parecía pues normal, todos aquí juntitos. Y de repente empezó a hablar, y yo no entendía lo que estaba pasando.

J: Aparté a Manolo y a Santi. Lolo no estaba ese día, pero tenía que ser ese día y les expliqué la importancia que tienen para nosotros y que el hecho de que estuvieran ahí reunidos no era casualidad y que si hay alguien que quería que fuese testigo de este momento eran ellos.

C: Yo me quedé bloqueada, a Manolo y a Santi casi les da un chungo. Y ellos empezaron “¡Pero dile que sí, que es buen chaval!”. Y si no llega a ser porque me empezaron a jalear, igual no consigo decirle nada.

J: “¡Que es muy majo, que es muy buen chaval, pero dile que sí!”

C: Lolo se enteró al lunes siguiente el pobre, que está en mi anillo pero no estaba ese día, y le hizo mucha ilusión. 

¿Cuándo es la boda?

C: El 16 de mayo, en Bilbao. Para mí es muy simbólica, hay muchas maneras de hacerlo. Ahí Bokatas subió incluso un escalón más de importancia en mi vida.

IMG-20191120-WA0027

¡¡¡Muchísimas gracias a Cori y a Jon, tanto por su compromiso con la Asociación y con las psh como por compartir sus vivencias con nosotros!!!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Podría interesarte

a

Asociación Bokatas en Mesa Redonda sobre el sinhogarismo

El Proyecto VinculaDOS nos invita a participar en una mesa redonda para hablar sobre el sinhogarismo: Lunes 17 de febrero, 19:30 horas. Universidad Pontificia Comillas (ICADE), Aula E-105. Calle Alberto Aguilera, 23, Madrid. “A menudo, cuando vamos caminando por la calle, nos encontramos con personas sin hogar. Normalmente no sabemos cómo actuar y la mayoría

Hablamos con…

Le hacemos 10 preguntas al Coordinador de la sede de Bokatas Valencia 1. ¿Cuánto tiempo llevas siendo voluntario de Bokatas? ¿Por qué empezaste? En Octubre del 2014 abrimos la sede en Valencia. En mi caso, entré a Bokatas porque necesitaba encontrarme con la persona que había detrás de cada cartón y dejar de ignorar esta

¡Ayúdanos!

Tu aportación, por pequeña que sea, nos sirve para ayudar a personas que lo necesitan. Nº cuenta Bokatas: ES34 0081 0189 8900 0195 2004 Concepto: BOKATA SOLIDARIO Acuérdate de facilitarnos tu DNI, nombre y apellidos y correo electrónico. Tu aportación tiene deducción fiscal

Si eres donante puntual o colega de Bokatas recuerda solicitarnos el certificado de donaciones para poder realizar las deducciones. 

Puedes escribirnos un email a colegas@bokatas.org